©2017  Dulcería Parrilla

contacto

C/GENERAL BRAVO, Nº31 (Zona Triana): 928 36 19 21
C/MENÉNDEZ Y PELAYO, Nº19 (Zona Puerto): 928 29 73 70

dulceriaparrilla@gmail.com

Una gran celebración en familia: La Primera Comunión

April 17, 2018

Hoy en día la celebración de una comunión ha cruzado los límites del ámbito familiar para convertirse en una celebración social, un acto religioso que se ha transformado en una una recepción social, donde se congregan amigos y familiares para festejar la entrada del nuevo miembro de la familia a la comunidad cristiana.

 

 

 

El mes de mayo y junio en España, son los meses elegidos por la Iglesia para la celebración de la Primera Comunión, donde cada familia se rodea de vestuarios y festejos muy  elaborados y realizados, en su mayoría, por las mañanas, aunque esto ha ido cambiando poco a poco dando lugar a celebraciones por la tarde y donde el banquete pasa a ser una merienda o incluso una cena, ya sea en un establecimiento de la familia o un restaurante. De hecho, el cambio de horario viene acompañado de una transformación del concepto que atañe a la decoración que, aunque ésta no precisa de una decoración especial por ser un festejo de carácter religioso, en los últimos años, la personalización ha venido modificando este percepción y haciéndose hueco en este tipo de eventos.

 

La Primera Comunión, sin duda, es muy importante en nuestra sociedad, ya que desde pequeño se le enseña a los niños y niñas los valores cristianos, unos valores que se deben cultivar desde el núcleo familiar, reforzada en el colegio y alimentada en la iglesia. Es por eso, sabiendo la importancia de este acto y lo que le recrea en cada niño, los padres y la familia en general, debe inculcarles que no solo se trata de recibir regalos e invertir sumas cantidades de dinero, sino el verdadero significado de éste: recibir la santa eucaristía, comulgar por primera vez, lo que supone integrar al niño en la vida cristiana adulta y concienciarle  de un cambio de etapa en su proceso de maduración humana.

 

Ese día tiene que ser único, tanto para el pequeño que recibe la Comunión, como para los padres, quienes vivirán conjuntamente una experiencia memorable, llegando a convertirse, de hecho, en un gran día de su período de infancia cargado de ilusión y emoción, ya que es el momento en el que sus padres, o los familiares más allegados, tienen que llevarles y encaminarles por el camino de la fe.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por etiquetas